Si tu sueño es vivir de las letras y las historias debes estar consciente de que te enfrentarás a muchos obstáculos, que si bien no son imposibles de superar, serán un reto muy complicado que necesitará de toda la fuerza de voluntad con la que cuentes y una mente muy firme para no dejarte caer ante la adversidad. No es por asustarte, simplemente es un pensamiento realista que te lo dice alguien que pasó por este largo camino antes de conseguir sus primeras publicaciones.

A los 18 años, cuando apenas había ingresado a la Universidad para estudiar Ciencias de la Comunicación, decidí que mi futuro estaba en las novelas y en las historias. ¿Por qué no me decanté por filosofía y letras? Porque en la comunicación se me podrían abrir más oportunidades como hacer guiones, publicar en medios impresos y redes sociales, en las que al igual que en los libros, se cuentan historias sólo que en un formato distinto. Recuerdo que hice mis primeros pininos sentado en una de las sillas plegables del sótano y frente a una máquina de escribir de mi abuelo. Esto me llevó a enamorarme de la escritura, el sonido de las teclas y ver cómo se quedaban plasmadas en papel para la eternidad.

El primer obstáculo de alguien que sueña ser escritor generalmente es la opinión de familiares y amigos, quienes te dirán que es una carrera en la que sufrirás con los problemas económicos, que necesitarás de palancas para sobresalir y eso provocará que tu emoción decaiga, por eso debes ser firme con tus convicciones y no dejarte llevar por este tipo de comentarios, que algunos son con la intención de hacerte cambiar de opinión y otros sólo son para que sepas que nada será fácil. Pero recuerda que es tu pasión, que es lo que quieres hacer el resto de tu vida y si estás seguro de ello debes hacerlo. Escribe y así conocerás si es el camino que debes seguir o es mejor cambiar el rumbo.

El miedo es el siguiente problema. Aún no escribes nada pero tu mente ya pone cualquier cantidad de pretextos para no hacerlo, esto es simplemente el temor disfrazado. Te preguntas si en realidad eres bueno, si hay un buen futuro o uno aceptable para vivir de tus publicaciones, si éstas gustarán a la gente. No pienses en eso antes de terminar tu primer proyecto, trata de distribuirlo y después enfréntate a las críticas para saber lo que debes cambiar o mejorar. Sin embargo, no te rindas ante los primeros golpes que recibirás, que suelen ser dolorosos y muchos han sucumbido ante las opiniones negativas de los demás.

La fama no llegará de la noche a la mañana. No pienses que después de publicar tu primera novela serás el escritor más famoso del mundo o de tu país, no importa si tu texto es extraordinario, ser famosos cuesta trabajo y hace falta recorrer un camino largo. En cuanto seas reconocido o alabado por tu primer proyecto, ya tienes la presión de igualar la calidad antes demostrada, de lo contrario podrías caer al olvido, un abismo del cual no muchos logran sobreponerse.

El mejor consejo que puedo darte es que si quieres ser escritor, escribas. Si no lo haces difícilmente alcanzarás tus objetivos. Atrévete a innovar, a intentar y a cambiar. Debes estar abierto a un amplio abanico de oportunidades que te guiarán por el mejor camino, uno lleno de letras.