Los coworking space son lugares que han tomado mucha relevancia en nuestros tiempos, ya que favorecen el crecimiento profesional de los emprendedores que comienzan con pequeñas o medianas empresas y con start-ups; además de que significan un apoyo económico, pues no tienen que pagar altas rentas para estar en una oficina grande y todos los servicios que esta conlleva, los cuales generalmente ya vienen incluidos en el contrato que firmas en un coworking. Por eso hoy quiero decirte algunos aspectos que te ayudarán a saber si estás listo para mudarte de tu casa-oficina e irte a un coworking space. Espero te sirvan estos sencillos consejos.

Lo primero es que tu trabajo como freelance o tu empresa ya estén obteniendo ganancias, pues debes ser consciente que deberás pagar una renta mensual por el lugar, por lo que si aún no tienes clientes, ni siquiera prospectos, tus números podrían volverse color rojos, lo que significan pérdidas. Si tienes prospectos que son casi seguros que se conviertan en tus clientes y tienes un dinero ahorrado para pagar un par de meses de renta, quizá puedas arriesgarte a irte a un coworking, pero trata de no firmar contratos largos, sólo por el tiempo que seas capaz de pagar con tus ahorros, si todo marcha bien y ya conseguiste clientes a corto o mediano plazo, posiblemente ya puedas ampliar tu contrato y rentar por mucho más tiempo.

Siguiendo con el tema de lo clientes, si ya tienes algunos, posiblemente sean ellos quienes deseen juntas contigo para saber cómo va el proyecto. Quizá sólo quieran hacer videoconferencias o llamadas telefónicas, otros te invitarán a sus oficinas para ir a la sala de juntas y les expongas los resultados, pero hay clientes que piden ir a tus instalaciones, por lo que no querrás llevarlos a tu casa, donde tu cuarto ha sido tu oficina por mucho tiempo. Esa es una señal de que estás listo para cambiarte y dejar de hacer home office. ¡Visita un coworking!

Si trabajar desde casa te ha sido útil para conseguir clientes y cumplir con sus requerimientos, está bien que quieras seguir así, pero llegará un momento en el que te sientas estancado, que no creces. Posiblemente te hagan falta contactos de otras disciplinas o de otras personas que realicen el mismo trabajo que tú. En un coworking encontrarás profesionales de distintas áreas con los que podrás compartir ideas y conocimientos, así estarás enseñando un poco de lo que haces y al mismo tiempo aprendiendo nuevas técnicas o consiguiendo un nuevo enfoque de lo que haces, lo que te facilitará que dejes de estar estancado. Además, existe la posibilidad de que encuentres alguna persona que te interese lo que hace y decidas aliarte, por lo que nunca sabes si encontrarás en uno de estos lugares al socio ideal para ti.

Siempre es bueno arriesgarse, y más cuando estás empezando tu propia empresa, la cual necesitara de su propio espacio, de contactos y un lugar en el que puedas desarrollarte alejado delas comodidades de tu hogar.