Desde hace ocho años tenemos dojos de Jiujitsu aquí en nuestro país, una actividad que ha sido todo un éxito tanto como negocio como actividad deportiva ya que el Jiujitsu, así como todas las artes marciales, son una actividad física que requiere de mucha energía y que causa grandes cambios positivos para con el cuerpo humano ya sea de hombres o mujeres. Esta arte marcial es una que he visto cambiar la vida de las personas e inclusive curar enfermedades ya que las enfermedades no son nada mas que un desbalance de elementos en el cuerpo traducidos en- Falta y Exceso de -.

Lo primero que hacemos cuando llega un nuevo integrante para estudiar nuestra arte marcial es preguntarle que se pregunte a si mismo  el porque del querer estudiar Jiujitsu ya que lo mas poderoso o débil en toda actividad en la vida diaria es el saber el porque hacemos las cosas ya que el motivo es lo que causa la motivación y la motivación es lo que inflama al espíritu causando inspiración  un elemento básico para el correcta ejecución de cualquier misión que uno se ponga en la vida.

Una vez que se sabe el porque de querer estudiar nuestra arte marcial entonces todos sus elementos se alinean para con un propósito en especifico sabiendo el porque. El segundo paso es la introducción visual a lo que es el Jiujitsu al poner a combatir a nuestros dos mejores estudiantes prestando mucha atención al concepto general de esta arte marcial ya que una vez que se ve la implementación de varios movimientos avanzados entonces se tiene una buena idea sobre a donde se tiene que llegar antes de saber el como es que se tiene que llegar : es decir en el camino de cinta blanca a cinta negra.

Las cintas tienen un propósito muy importante en el desarrollo de cualquier arte marcial en la que se tome parte ya que estas muestran claramente los niveles de conocimiento de un estudiante en la misma, un conocimiento que en al menos en los niveles básicos y medianos están perfectamente bien marcados ya que un cinta blanca jamás sabrá mas ni combatirá mejor que un cinturón amarillo y menos que uno verde, de la misma manera que un cinta verde no superara nunca a un cinturón marrón o rojo.

Los cinturones –o cintas – no solo sirven para mostrar niveles sino que muestran un camino a seguir claro y conciso con desafíos claros y concisos para cada nivel lo que mantiene al estudiante concentrado en un objetivo que entiende perfectamente, algo que crea un sistema de entendimiento y acción que es también sumamente útil para la vida donde uno debe de saber por donde camina y como caminar en cada camino. Nuestra arte marcial también trae con su practica una serenidad de mente basada en un poder de autoconocimiento absoluto y en el respeto por el prójimo ya que si en un lugar se encuentra la humildad es aquí ya que jamás se ganara todas las veces.

Hoy en día somos ya bastante conocidos, al grado que estamos hasta en algunos señalamientos viales en los alrededores.