El día de hoy, durante nuestras clases de inglés online,  nuestra maestra nos estaba pasando videos de discursos de artistas de Hollywood , discursos  vistos por millones de personas alrededor del mundo, discursos que en si mismos triplican la fama de este puñado de hipócritas, viciosos,  e inestables individuos quienes no son nadie mas que aquello que se les dice que sean, no por los directores de escena sino por aquellos que manejan la industria hollywoodense, quienes a su vez manejan por este medio a la mayoría del mundo.

Estas personas, quienes manejan a estas marionetas,  no son ningunos ilusos ni ingenuos, sino individuos con un profundo conocimiento acerca de la naturaleza humana y de su forma de operar, individuos quienes ven al ser humano común como hormigas a quienes pueden dirigir a su gusto  y a hacer lo que quieran tan solo utilizando a sus celebridades  como medio de transporte de su mensaje, un mensaje que tampoco es de ellos sino que viene de otros lugares mas sinestros inimaginables para el hombre común  y corriente.

El ser humano desde sus tiempos más remotos tiene una tendencia que parece natural de imitar aquellos quienes dirigen un grupo o tribu adoptando sus modos, e ideales de los hombres o mujeres de autoridad. Esto puede que tenga su origen en el hecho que una parte profunda de su genética indique esta forma de aceptación e imitación como un mecanismo de supervivencia de la especie mas ya que es evidente que jamás se sigue a aquel que tiene características distintas a las necesidades inmediatas de un pueblo. En este principio se basa el famoso dicho “ Los hombres son como sus reyes”.

En este principio también se basa lo que decía Napoleón cuando expresaba que todo pueblo tiene el gobierno que merece, lo que significa que si el gobierno es corrupto, sanguinario y déspota, así lo es la mayoría de la gente quienes se identificaron con ellos al  permitirles ocupar la silla máxima del poder.  Esto, aunque suene cruel e inhumano es la verdad de las cosas, algo que podemos ver en este siglo 21 con todos los gobiernos socialistas de América latina quienes en un momento siempre fueron venerados por el pueblo y ahora lloran lágrimas de sangre como en Venezuela.

El día de hoy, vivimos en un mundo cada vez mas dividido por mensajes falsos de inclusión entre los pueblos,  y ahora los sexos femeninos y masculinos comienzan a entrar en una enorme enemistad por los movimientos feministas que están acabando con la sociedad. Estos mensajes vienen de la decrepita industria de Hollywood, donde actrices que se prostituyen por poder hablan sobre el derecho de las mujeres, de esto se tratan todos sus discursos hoy en día. Nada más claro que la infame actriz Meryl Street quien al recibir su premio dijo “Quisiera agradecer por esto a Dios  Harvey Weinstein, el castigador por mi premio.” El día de hoy, es de las mayores activistas feministas cuando le dijo dios a un violador.