La economía en México está difícil, no hay suficientes empleos bien pagados para todos los mexicanos, lo que orilla a muchos a incursionar en el mundo de la delincuencia o a endeudarse por todos lados, ya sea con tarjetas de crédito o departamentales, o con préstamos personales, los cuales no son malos si te van a ayudar a salir de un problema, pero se vuelven un dolor de muelas cuando no saliste de tu mala situación y ya te endrogaste aún más.

No soy experto, pero vaya que me he endeudado y a la mala aprendí a administrar mi salario, por lo que puedo hablarles de mi experiencia para cuando decidan obtener un préstamo en algún banco o una de esas pequeñas compañías que apoyan a las personas o a los microempresarios.

Lo primero que podría recomendarte si ya decidiste pedir un préstamo es que tu principal opción sea un banco de renombre, conocido y que te pueda dar las garantías de que no tendrán ningún problema. Sin embargo, antes tienes que investigar las tasas de interés, para que a la mera hora no pagues el doble o hasta el triple por culpa de los intereses.

La calculadora será tu mejor amiga, utilízala para hacer cuentas y determinar si lo que ganas es suficiente para cubrir las mensualidades del préstamo de tu interés (no todos cobran al mes, algunos son quincenales o semanales), de lo contrario, espera un tiempo o pide un monto menor al que ya tenía en mente.

Recuerda que no por tapar un hoy vas a abrir uno más profundo, del cual te será más difícil salir. Además de que si no pagas, los intereses te podrían devorar y tu historial crediticio se verá afectado. Adiós casa y coche de tus sueños, las puertas de las instituciones se te cerrarán y será muy difícil volver a abrirlas.

Si tu opción son las pequeñas empresas que hacen préstamos a la gente, ya sea de forma individual o grupal, ten en cuenta que muchas de ellas podrían tomar represalias en tu contra si te atrasas en los pagos, los cuales suelen ser semanales o quincenales y las tasas de interés, en gran parte de ellas, son mayores que en los bancos.

También te en cuenta que si decides hacerlo de forma grupal hazlo con personas que conozcas o intégrate a un grupo al cual te haya invitado algún conocido pero que te confirme que todos los miembros son de confiar; sin embargo, esto no es garantía y podrías tener problemas si alguno de los involucrados llegara a atrasarse.

Yo sé que la necesidad te lleva a cometer locuras, pero te imploraría que no cometas el error de acudir a una persona que te cobrará interés sobre interés y los cuales son los más altos del mundo. Los llamados usureros se aprovechan de la necesidad de las personas para amarrarlos con pagos imposibles, por eso lo recomendable es llegar a un acuerdo para una fecha de pago t cumplir, para evitar pagar de más.

Insisto, no tapes un hoyo que era pequeño o mediano abriendo otro de tamaño monumental y del cual podrías nunca salir y hasta podrías terminar sepultado.