Hace unos días nos encontramos con un proveedor chino que quiere firmar una exclusividad con nosotros para vender sus  varillas de acero en nuestra red de construcciones que se extiende por toda américa latina y donde estas son constantes por lo que debido a razonas obvias esta detrás de nosotros.

Sin embargo, el también representa un valor importante para nosotros debido a que sus varillas de acero tienen un costo 40 % menor que el de nuestros proveedores actuales.

El trato, o más bien la posibilidad del mismo, sonaba de muy jugoso para nosotros aunque debido al prospecto del mismo tenia que conocer al dueño de la fabrica de este proveedora para ver  en persona de que se trata el asunto y también el probar la calidad de las varillas que propone vendernos.

Algo que hay que tener en mente antes de entrar en una reunión con personas del continente asiático es que sus protocolos de operación en todos los sentidos son completamente distintos a aquellos que hemos desarrollado en occidente a lo largo de los años de la posguerra y muchos de los que ellos tienen son similares a los solíamos tener en Europa en los años antes de las guerras mundiales.

Enseguida mencionaremos algunos pequeños detalles que se deben considerar antes de reunirse con alguna persona de la antigua china.

-No Hablar Mucho con las Manos-  

 En china se considera de muy mala educación hablar mucho con las manos, ya que esto causa una distracción mayúscula para hombres y mujeres quienes gustan de hacer un buen uso de la palabra para comunicar alguna idea. Por esta razón nuestra mejor opción en una conversación con un chino es el hablar con las manos controladas.

-Nunca Señalar-    

 Cuando se lleva a cabo una reunión, o inclusive una conversación con una persona de china, es imperativo el saber que jamás hay que señalar nada con el dedo ya que eso es considerado sumamente ofensivo. Esto puede ser que provenga desde épocas muy remotas cuando los aldeanos hacían malas señales con los dedos –lo que en occidente conocemos como “cuernitos”- cuando había una serpiente en su presencia, algo que también se hacia con mucha frecuencia en Mongolia y en la región del Tíbet. Por esta razón debemos de recordar que es imperativo el jamás señalar. Si es que en algún momento dado queremos señalar  algún lugar es necesario hacerlo con la palma –de la mano-  abierta  ya que esto en la cultura asiática es signo de paz.

-Jamás dar  Regalos a Personal de Gobierno-    

 Cuando se trata con personal gubernamental es imperativo no dar regalos de manera publica a un solo individuo ya que eso inmediatamente será considerado como un insulto e intento de soborno. Si es que se quiere entregar un presente se debe de hacer en privado o en colectivo para así dejar un mensaje honesto en claro.

Tomando estos principios en cuenta, tuvimos una excelente reunión con los chinos y conseguimos sus varillas.