Tengo un amigo diseñador que dice que ser freelance es lo mejor que le pudo haber pasado en la vida, que tomar la decisión de ser independiente no la cambiaría por nada en el mundo. Él dejó de diseñar para una empresa que realizaba anuncios y en ocasiones creaba logotipos que después eran manufacturados con sintra para los locales o edificios de los clientes. Argumenta que ya no tiene un jefe que lo está hostigando todo el día, que él decide cuándo y cuantas horas trabajar y que gana lo que quiere, si no lo pagan simplemente decide no realizar el trabajo. Suena como de ensueño, ¿verdad? Pues la realidad no es así, no todo es color de rosa.

Si bien no tienes un jefe que está detrás de ti todos los días, sí tienes que rendirle cuentas a alguien, tus clientes, quienes pueden ser mejor o peor que tu antiguo superior. Generalmente no los conoces y ellos a ti tampoco, su relación es estrictamente laboral y no tendrán pelos en la lengua para decirte que tu trabajo es una basura, pues terminando lo que pidieron, te darán una patada en el trasero y no sabrán más de ti. Aunque si logran impresionarlos, podrían seguirte llamando para que los ayudes y hasta podrían recomendarte.

El tiempo si lo manejas tú, pero si eres alguien que no sabe administrarse podrías terminar trabajando a marchas forzadas, estresado y todo por dejarlos todo para mañana, Los mexicanos somos muy de la frase: ‘no hagas hoy lo que puedes dejar para mañana’. Lo mejor que puedes hacer es ponerte un horario de trabajo, no dejes que éste te quite tus noches o fines de semana, todo porque no tenías ganas o las ideas no te iluminaron durante la semana. No hay retardos, no te pueden descontar días, pero sí deberías hacerte un hábito, crear un horario que se acople a tu carga de trabajo.

Una desventaja es que pierdes algunas prestaciones que te dan en un empleo normal. Ya no tendrás el seguro social o algún seguro de gastos médicos que ofrecen las empresas, perderías tu caja de ahorros, pues mientras otros reciben una buena suma de dinero extra, el freelancer tiene lo que ha ahorrado. Me salto lo de las vacaciones porque sucede lo mismo que con el tiempo de trabajo, quien es independiente a una organización puede tomarse los días que quiera, pero debe ser responsable ante los pendientes que deba entregar.

El sueldo es tan variable en ambos. Como godín tienes algo seguro mes con mes, misma cifra. Como freelancer dependerá de la carga de trabajo, pero creo que aquí es donde puedes ir aumentando tus ingresos conforme avance el tiempo, pues dependerá de tus resultados, de los contactos que vayas consiguiendo, pero recuerda también que todo puede ir en picada en algunos meses si nadie decide utilizar tus servicios.

Ya será cuestión tuya decidir si quieres estar en un puesto formal dentro de una empresa o independizarte de las organizaciones e incursionar en el mundo freelance, ambos te traerán muchas enseñanzas, de eso estoy seguro, pero analiza bien lo que quieres, lo que necesitas para sobrevivir y no tomes una decisión a la ligera. Recuerda que siempre hay pros y contras.